• 9 julio, 2013

Derivación de responsabilidad contra el administrador y su acumulación a la reclamación contra la sociedad ya es posible

Hasta hace bien poco, la acción de derivación de responsabilidad contra los administradores de sociedades planteaba un problema importante: por aplicación de la Ley de Enjuiciamiento Civil, tal y como se interpretaba por la mayoría de la doctrina jurisprudencial menor (la de las Audiencias Provinciales), para pedir responsabilidad al administrador no era posible hacerlo en el mismo proceso en el que se reclamaba la deuda a la sociedad  porque cada uno de esos procesos, se entendía, debía seguir uno específico en cada orden jurisdiccional correspondiente: el mercantil para los administradores, por ser una materia típicamente mercantil según la distribución de materias que hace la Ley, y el civil – la primera instancia – para la reclamación de la misma deuda contra la sociedad.

Lo que entendían las Audiencias Provinciales sobre la derivación de responsabilidad hasta ahora

Pese a que la línea doctrinal jurisprudencial menor argumentaba que por aplicación de los principios de economía procesal y una mayor efectividad de la tutela judicial se podrían acumular ambas acciones – es decir, la misma reclamación a sujetos distintos: derivación de responsabilidad contra los administradores y reclamación contra la sociedad por la misma deuda – en una sola jurisdicción, normalmente la mercantil por su mayor especialización dada la acción contra el administrador, la mayoritaria entendía que dichos principios no podían justificar suficientemente la inaplicación literal de la Ley ya que ésta era muy clara y, por tanto, había que separar procedimientos.

Las consecuencias para los acreedores eran evidentes: duplicidad del gasto de reclamación, aumento de la incertidumbre, retraso en la obtención de su tutela y a menudo la cancelación de reclamaciones por resultar anti económicas, además de otros efectos indeseables que no detallamos.

La nueva jurisprudencia sobre la derivación de responsabilidad con la sentencia del Tribunal Supremo

Pues bien, el Tribunal Supremo acaba de suscribir la tesis minoritaria y ha convertido en Jurisprudencia de obligada observación dicha posibilidad al dictar una sentencia, la nº 2742/2013, que así lo declara por segunda vez en menos de un año, siendo la primera de 10 de septiembre de 2012.

Dice el TS que su criterio se justifica por la razón de que sería una carga injustificada la existencia de un doble proceso y, así mismo, desproporcionada y, por ello, contraria al derecho a la tutela judicial efectiva. Y añade que lo contrario supondría imponer al acreedor la necesidad de plantear dos demandas ante juzgados de órdenes jurisdiccionales distintos para llevar reclamar la satisfacción de una misma y única pretensión.

Aunque desde el punto de vista del acreedor esta manera de entender el ejercicio de sus acciones de defensa puede parecer evidente o de sentido común, lo cierto es que existía una laguna legal que, a pesar de haber sido denunciada en numerosas ocasiones por jueces y letrados, no había sido rellenada por el legislador. Considera el Supremo que la mejor manera de integrar dicha laguna es permitir la reclamación simultánea contra administrador y sociedad en un mismo proceso y orden jurisdiccional: el mercantil, como se ha expuesto.

Consecuencias para las partes sobre la doctrina que se consolida sobre derivación de responsabilidad

Una gran noticia para reducir la litigiosidad y aumentar las posibilidades de cobro de los acreedores tanto desde el punto de vista jurídico como económico – material. Para los administradores, en cambio, es una llamada más a ser aún más diligentes, si cabe, en el ejercicio de sus cargos pues con esta aclaración del Tribunal Supremo aumentan sus posibilidades de tener que responder personalmente con su patrimonio por las deudas sociales.

Derivación de responsabilidad acumulada contra el administrador | UCELAY Bufete de Abogados Mercantiles en Madrid

Consulte

91 445 03 07