• 26 septiembre, 2012

Uso de fotografías gratis para uso comercial sin derechos de autor y con royalties

Utilizar fotografías gratis para uso comercial

El uso de fotografías gratis para uso comercial sin verificar antes si están sometidas a derechos de autor o no es una problemática más frecuente de lo que parece en las webs de blogueros, emprendedores y organizaciones en general. Los autores tienen derechos de explotación por sus obras, por lo que nos podrían reclamar lícita y legítimamente.

Nos hemos animado más aún a escribir esta breve reseña a raíz de leer varias entradas de conocidos blogueros (Que no identificamos por razones obvias pero alguno de los cuales hemos avisado) que, sin mala intención, dotan a sus webs de imágenes “extraídas de google” o del buscador avanzado de imágenes gratis de Google.com y que, pese a la apariencia, en principio, serían propiedad de empresas que les pueden reclamar como aquí y aquí, dos casos que hemos comprobado.

Por aplicación de la Ley de Propiedad Intelectual, las imágenes y las fotografías son creaciones intelectuales cuya autoría moral otorga unos derechos de explotación a sus titulares protegibles legalmente (que pueden ser los propios autores o las personas jurídicas o físicas que detenten los derechos de aquéllos para su rentabilización).

La Ley no le exige al autor prácticamente ningún mínimo para proteger su obra (Básicamente con que acredite la autoría es suficiente), esto hace que cualquier imagen que circule por Internet tenga derechos de autor. No es recomendable usar materiales cuyo origen no se puede conocer pues nos exponemos a una reclamación donde tenemos todas las de perder. Y con razón, razón legal.

Licencias de uso sin contraprestación económica

Gracias a todo un movimiento cultural, social y económico que entiende que compartir puede ser rentable no solo socialmente sino también económicamente, han surgido obras de autor a las cuales éstos otorgan unos permisos de uso variado sin contraprestación económica a cambio y sin que por ello, claro, se produzca infracción alguna de sus derechos (Serían las licencias Creative Commons y las Color Iuris, por ejemplo).

Sin embargo, estas licencias, tal y como se configura la legislación española hoy día, y parte de la Internacional, son excepciones a la regla normativa que otorga al autor un monopolio sobre la explotación de dichas obras.

Hoy día con la accesibilidad que ofrece Internet es fácil encontrar materiales de todo tipo y entre ellos se buscan fotografías gratis para uso comercial. Pero, pese a que la Red es tan vasta, también empieza a ser más sencillo que los autores de imágenes subidas a aquélla conozcan qué webs las están usando y si tienen derecho para ello con herramientas como Tiny Eye y ahora la reciente Prot – On que permite trazar las imágenes usadas.

Algunos elementos a considerar al utilizar fotografías gratis para uso comercial

  • El tamaño no importa: No es relevante si la imagen que se usa es pequeña o grande, es decir, no elimina la infracción el hecho de “bajarnos” una imagen que pesa 2 MB y reducir su peso y tamaño hasta que sea una en miniatura. Lo importante es el uso inconsentido de la obra de otro.
  • Sin royalties: Hay que leer las cláusulas con esta mención con lupa. En función de quién las ofrezca y cómo lo haga puede dar lugar a infracción igualmente. Hay imágenes que se venden “sin royalties” a cambio de un precio y otras, en cambio, sin royalties y gratis simultáneamente. Lo primero significa normalmente que, una vez las has comprado puedes hacer usos ilimitados de las mismas dentro de las condiciones de la licencia que has comprado y no tanto que puedes hacer con ellas cualquier cosa. Siempre hay que leer las condiciones de adquisición/licencia porque no todas permiten lo mismo.
  • No jugar con probabilidades: ¿Cuántas posibilidades hay de que me reclamen con lo grande que es Internet?. Legalmente no podemos plantear el respeto a los derechos como una cuestión de probabilidades de ser objeto de demanda pero sí podemos decir que los grandes bancos de imágenes parecen estar rastreando la red en busca de usos inconsentidos. En estos casos, lo más importante será poder acreditar que el origen de las imágenes ha sido lícito.
  • No siempre el usuario adquiere por sí mismo las imágenes: Ciertamente, a menudo son los diseñadores gráficos, web o el informático que desarrolló la aplicación los que “facilitan” la imagen. En estos casos, es importante que previamente les hayamos exigido dicha licitud o cuando menos que estemos en disposición de acreditar el origen de nuestro uso para probar la licitud de la cadena de la licencia. Por ejemplo, indicar la agencia de publicidad que nos las incorporó a nuestro diseño web y tener algún correo, contrato, albarán o factura que permita mostrar la licitud del uso (Habrá que extremar cautelas cuando nos lo hacen los amigos).
  • El uso no comercial: La utilización no comercial no se refiere a la venta o reventa de las obras sino a prácticamente cualquier utilización corporativa que sirva a la actividad de la empresa. Un autor puede reclamar perfectamente por el uso de una imagen suya en un díptico de un Banco por ejemplo, publicada sin su permiso. El banco no tiene un rendimiento directo por la obra pero la misma contribuye a promover sus servicios.
  • Derechos de Imagen: Si se afecta a derechos de imagen de terceros, éstos nos pueden reclamar por hacer un uso indebido con ella y lucrarnos al llevarlo a cabo. Se aplicaría no solamente la Ley de Propiedad Intelectual sino también la del Derecho al Honor, la Intimidad personal y familiar y la propia imagen.
  • Consultar a un asesor: La semántica de las condiciones de las licencias a veces despistan y lo que pensamos que es gratis y libre resulta que no lo es tanto. Mejor prevenir que lamentar. Antes hemos mencionado que las obras sujetas a licencias Creative Commons permiten usos sin contraprestación pero a más de uno sabemos que el uso de la palabra Creative que hacen en Getty Images ha podido despistarle en algún momento.

Aunque normalmente los precios de las imágenes son caros para las empresas pequeñas y los freelances, existen algunos bancos de imágenes muy competitivos y algunos sites, que como decíamos, permiten un uso bastante libre de las obras y que sería aconsejable consultar antes de utilizar fotografías gratis para uso comercial.

Uso de fotografías gratis para uso comercial | UCELAY Bufete de Abogados Mercantiles en Madrid

Consulte

91 445 03 07