• 2 agosto, 2018

Reclamación con éxito de la plusvalía municipal

Bajo determinados supuestos, es posible realizar una Reclamación de la Plusvalía Municipal con éxito si se puede demostrar que no ha habido incremento de valor en el inmueble.

 

Reclamación de la Plusvalía Municipal

Como es sabido, las Haciendas Municipales han estado liquidando las plusvalías en las transmisiones de inmuebles de acuerdo a su propio criterio de ganancia, de manera que, hasta ahora, incluso aunque el precio de transmisión fuera inferior al de adquisición o, dicho de otro modo, a pesar de la existencia de pérdidas económicas, las administraciones hacían liquidar el impuesto como si de una ganancia se hubiera tratado.

Todo ha cambiado tras las sentencias del Tribunal Constitucional, y los criterios de aplicación del impuesto fijadas en diversas sentencias del Tribunal Supremo. Entre ellas, está siendo de particular importancia la STS del 9 de julio de 2018 por cuanto establece unas indicaciones que permiten orientarse a la hora de dar viabilidad a una reclamación de la plusvalía municipal contra la liquidación inicialmente practicada o la girada incorrectamente por los Ayuntamientos.

Para entenderlo mejor, debemos partir del Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (IIVTNU), que se regula en los artículos 104 a 110 del Texto Refundido de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales (TRLRHL), aprobado por el Real Decreto Legislativo 2/2004, de 5 de marzo.

El art. 107 del TRLRHL estipula que la base imponible del impuesto está constituida por el incremento de valor puesto de manifiesto en la fecha de devengo y experimentado durante un período máximo de 20 años, estableciendo seguidamente una serie de reglas y meras operaciones matemáticas para su cuantificación.

 

Jurisprudencia

La jurisprudencia ha sido casi unánime desde el principio en la exigencia de que se acredite, al menos, algún incremento de valor para justificar la realización del “hecho imponible” del impuesto puesto que si no hay incremento de valor, tampoco puede haber “hecho imponible”, por definición legal, ya que para que nazca el deber de contribuir por tal concepto es preciso que concurran simultáneamente tres requisitos:

a) que se transmita un suelo;
b) que ese suelo sea urbano y
c) que se haya producido un incremento real del valor del suelo. Le corresponde al Ayuntamiento determinar si se ha producido la sujeción al impuesto. Y, si no ha habido incremento real del valor del suelo, no habrá sujeción al impuesto.

Estamos, por tanto, ante una cuestión nuclear consistente en cómo articular la prueba que permita acreditar tal presupuesto. Esto es, cómo cumplir con la carga de la prueba a que resulta obligado el sujeto pasivo del impuesto y, correlativamente, la forma en que ésta debe llevarse a cabo.

Para ello, viene en nuestro auxilio el Fundamentos de Derecho Quinto de la referida sentencia del TS, la núm. 1163/2018, de 9 de julio, en la que el Tribunal Supremo, en relación con los medios de prueba que pueden servir para acreditar la inexistencia de plusvalía gravada, declara su apartado a), que entre los mismos estará “cualquier medio de prueba, que al menos indiciariamente permita apreciarla…”, en particular cita, “…como es la diferencia entre el valor de adquisición y el de transmisión que se refleja en las correspondientes escrituras públicas…”.

 

Analizar cada caso de forma individual

Nuestro criterio es que, en todo caso, hay que analizar cada situación de forma personal e individual, pues no todos los sujetos pasivos que poseen escrituras de transmisión por precio inferior pueden haber experimentado minusvalía del suelo.
Por tanto, desde el punto de vista preventivo conviene ahora, más que nunca, realizar estudios de fiscalidad por este impuesto con anterioridad a las transmisiones para evaluar el impacto y posibilidades de que las transmisiones puedan o no estar gravadas en la tributación por plusvalías.

Y ello por cuanto que, como la propia sentencia declara, se trata de un indicio que es necesario corroborar con cualquier otro medio de prueba más contundente que la mera comparación de las escrituras de adquisición y transmisión, por lo cual se debe hacer una valoración expresa del inmueble afectado separando suelo y construcción, al objeto de poder acreditar si efectivamente se ha producido un incremento o disminución del valor del suelo, elemento determinante de la forma de cálculo en la aplicación del gravamen del impuesto de plusvalía municipal a reclamar.

La cuestión de la prueba del incremento o disminución del valor del suelo debe realizarse normalmente, pues, a través de informes de periciales de valoración, que no de comparación de precios, en los cuales se identifique el valor del suelo separadamente, y que permitan confirmar que la minusvalía o menor plusvalía advertida por la mera comprobación de diferencias de valores plasmadas en las escrituras de adquisición y transmisión, es correcta o no.

 

Asistencia legal en la reclamación de la plusvalía municipal

En consecuencia, es preciso un asesoramiento legal que verifique correctamente si se cumplen los presupuestos legales y jurisprudenciales exigibles para una correcta liquidación del impuesto de plusvalía municipal. Tanto si debe hacer una transmisión de inmuebles vía sucesoria o mediante donación o compraventa, y desea conocer cómo debería tributarse y de qué manera para pagar menos, como si ya la ha hecho y quiere verificar si se puede reclamar una declaración del impuesto de plusvalía municipal más reducida, podemos ayudarle y orientarle. Contacte con nuestro Bufete para estimar si es viable la impugnación de reclamación de la plusvalía municipal, dado que, como decíamos anteriormente, es una situación que debe analizarse siempre caso por caso en aras de una mejor viabilidad de la impugnación.

 

Reclamación de la plusvalía Municipal - Ucelay Abogados Madrid

Consulte

91 445 03 07