Errores a evitar en un pacto de socios

Inicio  |  Blog 

Errores a evitar en un pacto de socios

Un pacto de socios es un documento privado que establece las reglas de funcionamiento y la relación entre los socios de una empresa. Aunque no es obligatorio legalmente, se considera una herramienta fundamental para prevenir futuros conflictos y asegurar el éxito del proyecto. Sin embargo, a la hora de redactarlo, es común cometer errores que pueden tener graves consecuencias.

Copiar modelos de pactos de socios 

Uno de los errores típicos al realizar un pacto de socios radica en copiar o basarse excesivamente en un modelo de otra empresa. Cada empresa es única y tiene características propias que hay que considerar para redactar un acuerdo a medida.

Es decir, un pacto de socios debe ser el resultado de un proceso de discernimiento previo con los demás socios, tanto de los intereses individuales como de la proyección a futuro del proyecto empresarial.

Lógicamente, siempre existirán menciones, cláusulas o regulaciones de otros pactos de socios que, en parte, se puedan reutilizar en el que vayamos a hacer, pero el proceso de personalización debe existir.

Aplicar un pacto de socios de Startup a una empresa convencional 

También es un error que apreciamos en los pactos de socios que conocemos en los litigios y en las situaciones de conflicto societario, que se haya diseñado un pacto de socios propio de una Startup para una empresa convencional.

Una Startup es un tipo de empresa caracterizada por tener un modelo de negocio basado en la tecnológica; con una enorme capacidad para escalar el servicio rápidamente; que requerirá recursos externos en el corto plazo para poder ser exitosa. 

En cambio, una empresa convencional no tiene por qué girar en torno a una tecnología; ni tampoco ser escalable, es decir, tener un crecimiento fuerte y rápido; ni requerir recursos económicos potentes en el corto plazo. 

Es relativamente frecuente encontrar que este segundo tipo de empresas realizan pactos de socios inadecuados, ya que contienen cláusulas que no están pensadas para su realidad. 

Esto provoca no pocos conflictos, pues las cláusulas se vuelven inútiles o peligrosas a medio plazo.

Usar cláusulas genéricas o abstractas cuya falta de límites acabará siendo problemática

Muchas veces los clientes consideran que, porque su pacto de socios incluye una cláusula de arrastre, está todo correcto. Pero no es así, es necesario definir bien sus premisas para que protejan bien los intereses del cliente.

Las cláusulas genéricas son una fuente de problemas no pocas veces, ya que su indefinición supone que su alcance puede quedar indeterminado o que su aplicación práctica es muy interpretable según qué escenarios se consideren.

Por tanto, las cláusulas siempre tienen que estar redactadas habiendo considerado toda una serie de escenarios hipotéticos y futuribles que pudieran perjudicar al cliente si no se regulan con el detalle adecuado.

No contar con el asesoramiento de un abogado especialista

Es importante contar con el asesoramiento de un abogado especializado en pactos de socios. Es decir, un abogado con experiencia en el área del derecho societario ya que está habituado a asesorar situaciones problemáticas y, por lo tanto, puede preverlas o, incluso, anticiparlas.

Un abogado, además, está orientado a prevenir riesgos, por lo que podrá señalar al cliente situaciones o escenarios que no sean evidentes, pero puedan resultar peligrosos. 

A menudo los clientes no prevén situaciones relevantes o no protegen sus intereses como deberían simplemente porque no conocen los resortes legales que serán aplicables, ya que un contrato se aplica en función de lo escrito, pero también del resto de la Ley.

Es decir, resulta necesario siempre explorar los intereses a proteger; conocer los escenarios que se ignoran; tomar conciencia de las consecuencias de las cláusulas que se plantean para aceptar, rechazar o modificar la propuesta y/o seguir negociando. 

Revisar un pacto de socios, por otra parte, es un ejercicio de prudencia. Cuando se discuten las cláusulas o se realizan contra propuestas, además, conseguimos conocer mejor a las contrapartes, a los demás socios, puesto que en los detalles es donde se verifican las verdaderas intenciones.

En definitiva, un pacto de socios bien elaborado puede ser una herramienta invaluable para el éxito de cualquier empresa. Al evitar los errores comunes y seguir las recomendaciones expuestas en este artículo, los socios pueden establecer una relación sólida y duradera que contribuirá al crecimiento y la prosperidad del negocio.

Somos abogados especialistas en societario a y podemos ayudarle. Tenemos una gran experiencia en conflictos societarios y esto nos permite analizar los pactos de socios desde una perspectiva de los problemas que hay que evitar. Estamos a su disposición.

Artículos relacionados